lunes, 24 de marzo de 2014

EL NIÑO Y LA MARIPOSA

Hoy traigo a nuestro blog de la biblioteca un precioso poema con aroma primaveral. Se llama El niño y la mariposa y su autor es Rafael Pombo, un escritor colombiano cuya vida poética se combinó con el mundo de la traducción literaria y el periodismo. 


En el poema se funden dos naturalezas bien distintas: la de un niño, que a toda costa desea poseer las alas de una mariposa, y la de la propia mariposa que sabiamente intenta abrirle los ojos al niño para que aprenda a valorar sus propias cualidades y los bienes que ya posee, y a no ambicionar cosas que le van a resultar totalmente innecesarias. Podríamos pensar en una fábula con su moraleja, pero se acerca también a un cuento.

Su lírica está escrita en un lenguaje sencillo y natural, pero nada simple. De hecho, Pombo valoraba mucho a los pequeños lectores como tú y creía firmemente en vuestras capacidades intelectuales, imaginativas y creativas.

Aquí lo dejo escrito. Después, podrás escucharlo mientras ves un precioso vídeo de Artpoética. Espero que te guste tanto como a mí.

Mariposa,                                            Días sin cuento
vagarosa,                                             de contento
rica en tinte y en donaire,                      el Señor a ti te envía;
¿qué haces tú de rosa en rosa?                 mas mi vida es un solo día,
¿de qué vives en el aire?                           no me lo hagas de tormento.
                                                                 
Yo, de flores                                        ¿Te divierte
y de olores,                                          dar la muerte
y de espumas de la fuente,                     a una pobre mariposa?
y del sol resplandeciente                         ¡Ay! quizás sobre una rosa
que me viste de colores.                           me hallarás muy pronto inerte.
                                                     
¿Me regalas                                          Oyó el niño
tus dos alas?                                          con cariño
¡Son tan lindas! ¡Te las pido!                   esta queja de amargura
Deja que orne mi vestido                         y una gota de miel pura
con la pompa de tus galas.                        le ofreció con dulce guiño.
                                                                 
Tú, niñito                                             Ella, ansiosa,
tan bonito,                                            vuela y posa
tú que tienes tanto traje,                       en su palma sonrosada,
¿por qué quieres un ropaje                      y allí mismo, ya saciada,
que me ha dado Dios bendito?                  y de gozo temblorosa
¿De qué alitas necesitas                            expiró la mariposa.
si no vuelas cual yo vuelo?    
¿Qué me resta bajo el cielo
si mi todo me lo quitas?



2 comentarios: