sábado, 25 de octubre de 2014

SABER ESCUCHAR

Si oímos, estamos percibiendo los sonidos con el oído. Si escuchamos, prestamos atención a lo que estamos oyendo. Esa es la diferencia entre oír y escuchar. Escuchar, exige un poco más de esfuerzo, pero si nos acostumbramos, lo convertiremos en un buen hábito y lo haremos casi por instinto, sin ninguna dificultad. Si aprendemos a hacerlo de forma habitual, los beneficios serán enormes.


En la biblioteca escolar, tratamos de potenciar una serie de actitudes que son muy importantes en el proceso de aprendizaje. Realizar actividades que enseñen al alumnado a saber escuchar, prestar atención o guardar un turno de palabra son acciones que van encaminadas a favorecer la adquisición de la competencia para aprender a aprender, y lo hacemos en convergencia con las aulas.

En la página de Educaixa he encontrado un recurso que viene muy bien para ponerlo en práctica en las actividades que requieran escuchar las exposiciones orales de otros compañeros, en las actividades culturales con salida del centro en las que sea muy importante escuchar con atención (conciertos didácticos, cuentacuentos, visitas guiadas a museos...) o en las mismas dinámicas que se producen a diario en las aulas mientras el profesor está explicando o un compañero está preguntando o haciendo un comentario sobre el tema que se está tratando. Nos da pequeños consejos muy fáciles de realizar para ir desarrollando poco a poco la habilidad de escuchar.


Se puede acceder haciendo clic en la siguiente imagen:

Autor: Obra Social "la Caixa"

No hay comentarios:

Publicar un comentario