miércoles, 21 de mayo de 2014

PLATERO Y LA LUNA

Con cierta frecuencia, me gusta traer al blog algún capítulo de Platero y yo. No debemos olvidar que estamos en el Año Platero y hay que darle la importancia que merece. Como en la biblioteca hemos hablado hace poco de la luna, os muestro el capítulo LXXVIII que Juan Ramón Jiménez tituló precisamente así, la luna

Platero acababa de beberse dos cubos de agua con estrellas en el pozo del corral, y volvía a la cuadra, lento y distraído, entre los altos girasoles. Yo le aguardaba en la puerta, echado en el quicio de cal y envuelto en la tibia fragancia de los heliotropos.

Sobre el tejadillo, húmedo de las blanduras de setiembre, dormía el campo lejano, que mandaba un fuerte aliento de pinos. Una gran nube negra, como una gigantesca gallina que hubiese puesto un huevo de oro, puso la luna sobre una colina.

Yo le dije a la luna:
                         ...Ma sola ha questa luna in ciel, 
che da nessuno cader fu vista mai se non in sogno.*

Platero la miraba fijamente, y sacudía, con un duro ruido blando, una oreja. Me miraba absorto y sacudía la otra...

* Estos versos que cita Juan Ramón Jiménez son de Giacomo Leopardi - Los Cantos


En este capítulo se pueden observar muy bien algunas de las características que definen el estilo que utiliza Juan Ramón Jiménez al escribir Platero y yo: abundancia de vocabulario (fragancia, heliotropo...), figura retórica de la imagen en la forma de la comparación o la metáfora (como una gigantesca gallina que hubiese puesto un huevo de oro, puso la luna sobre una colina), empleo de la animación (dormía el campo lejano, que mandaba un fuerte aliento de pinos), abundancia del adjetivo (altos girasoles, nube negra, duro ruido blando...), lectura a nivel simbólico (acababa de beberse dos cubos de agua con estrellas)... 

En este audio puedes oír el capítulo 77, El vergel, y, a partir del minuto 2' 26", el capítulo 78, la luna, en la voz de Manuel López Castilleja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario